Jueves, Julio 24, 2014
   

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

¿Quién regula los recursos que reciben las ONG?

Por: Horacio Brieva
Fecha : Noviembre 1

Antes de que cualquier entidad o persona natural decida entregar recursos, bien sea monetarios o en especie a una organización no gubernamental, debe existir un alto nivel de confianza entre ambas partes. De lo contrario, es difícil que la fundación reciba una donación. Así lo asegura Juan Carlos Fernández, director del Centro de Investigación y Desarrollo de América Latina, Cideal, en Colombia.

“Las relaciones entre los organismos cooperantes y las ONG locales son de confianza. Si la ONG desaparece o no hay adecuados manejos, la única forma de recuperar esos dineros es que sean entidades sin ánimo de lucro que tengan algún nivel de vigilancia”, dice Fernández.

Agrega que por tal motivo, “varias organizaciones de cooperación han optado por trabajar con fundaciones que tienen detrás suyo un reconocimiento importante como por ejemplo la Fundación Mario Santo Domingo, Promigás, Fundación para el Desarrollo del Caribe, entre otras”.

Por su parte Madelín Sánchez, líder del grupo de investigación administración social de la Corporación Universitaria de la Costa, CUC, asevera que “las fundaciones son autónomas de las actividades propias que realizan, un seguimiento a través del estado no existe”. Basándose en el estudio Emprendimiento y Gestión Social, asegura que existen debilidades en cuanto a los manejos financieros de ONG pequeñas de la ciudad.

“Muchas personas no están preparadas para formular proyectos ni manejar recursos de otros países. Por eso es que varias instituciones internacionales son desconfiadas y seleccionan muy bien a quien le van a enviar donaciones para que no se vayan a desviar”, dice.

No obstante, Sánchez destaca que existen instituciones pequeñas que sí hacen las cosas bien y logran gestionar recursos a nivel internacional.

Un ejemplo es la fundación social Amishaday del barrio Carrizal que beneficia a alrededor de 500 niños del sector. El grupo de investigación de la CUC fortaleció el manejo de la fundación por medio de un plan estratégico, controles internos que no tenían establecidos. “Tienen muchos proyectos aprobados que han sido financiados por organismos de España Alemania y EU.

Dependiendo del proyecto, han adquirido hasta $80 millones por un período de 5 años. En este caso, las instituciones que realizan la donación ya tienen un protocolo definido de como deben hacer la rendición de cuentas, hay miembros que vienen a la ciudad para hacerle seguimiento a la fundación”.

Desconfianza. Según Betsy Ospino, presidenta de la fundación Destellos de Luz, conseguir recursos para traer una sede social a Barranquilla fue casi que imposible. La barranquillera radicada en Miami desde hace 21 años asegura que contrario a la experiencia positiva que tuvo con su fundación en Villavicencio, Tunja y Bogotá, pocos quisieron contribuir con sus donaciones a la Costa.

“Existe la creencia de que aquí se desvían los recursos de sus destinos iniciales”, sostiene Ospino quien dice que no pudo acceder a ninguna donación en los Estados Unidos.

Rendición de Cuentas. De acuerdo con cifras de la Cámara de Comercio, hasta julio pasado, un total de 3.344 fundaciones están registradas en el Atlántico. Durante los primeros siete meses de 2010 se inscribieron 164 y de este número 125 corresponden a Barranquilla.

Por su parte, Marciano Puche Uribe, presidente de la Federación de Organizaciones No Gubernamentales del Caribe Colombiano, Fedecaribe, asegura que la Costa operan unas 500 ONG de las cuales 104 rindieron cuentas el pasado 29 y 30 de octubre, 21 más que el año anterior.

Algunas de las que se registran quedan en papeles y nunca llegan realmente a ejercer un impacto social, explicó un funcionario de la Cámara de Comercio.

Con respecto a la naturaleza jurídica de las instituciones no gubernamentales que hicieron parte del encuentro de Fedecribe, el 79% están constituidas como fundaciones, el 13,5% son corporaciones, el 8,7% son asociaciones y el 1,9% son federaciones.

Según el informe, las entidades no gubernamentales que hicieron parte del estudio, ejecutaron un monto de $40.280.825.805 en programas de desarrollo social a través de 350 proyectos con los cuales se beneficiaron 4.128.629 personas.

“Las ONG una vez creadas tienen que cumplir normas de manejo, no pueden desviarse en sus recursos porque pueden ser intervenidas por el gobierno”, dijo Puche. En lo que respecta a las entidades encargadas de vigilar estas organizaciones, asegura que justamente “el encuentro de rendición de cuentas es un proceso de autorregulación, para aquellas instituciones que están sujetas por Ley a cumplir lo que se dijo para que le otorgaran la personería jurídica”.

Sostuvo que la Superintendencia de Sociedades es la entidad encargada de vigilar a las ONG. Sin embargo, al indagar con esta organización, se halló que únicamente tienen a su cargo estar pendiente de las entidades comerciales.

“Algunas ONG no presentan declaraciones de renta, sin embargo la Dian puede revisar y si encuentra inconsistencias, malos manejos o inversiones que no se pueden hacer, son multadas por el gobierno. No se les aceptan esos egresos y deben pagar impuestos sobre los mismos”, concluyó.

Horacio Brieva, director de Protransparencia, asevera que “hace años, el acceso a los recursos de la cooperación internacional no tenía los filtros y controles de hoy. Por eso en el pasado se registraron muchos casos de inadecuada destinación de recursos por parte de algunas ONG. Hoy hay muchas exigencias.

Por ejemplo, los proyectos que financia la Agencia de los EU para el Desarrollo Internacional, Usaid, con la cual Protransparenca ha adelantado varios convenios, impone una metodología, un rigor técnico y controles rigurosos que hacen imposible distorsiones en el manejo de los recursos.

Concluye que aún hay una franja de ONG que están por fuera de esta dinámica y que se resisten a este ejercicio voluntario; lo ideal es que en las entidades sin ánimo de lucro se generalice una adhesión ética voluntaria a la rendición de cuentas.

Diversas clases de ONG

Las ONG son fundaciones, asociaciones y corporaciones sin ánimo de lucro cuyo objetivo social sea útil a toda la comunidad. Por lo tanto, se excluye de dicha denominación a las asociaciones y corporaciones que se fundan persiguiendo un interés o motivación solidaria cerrada, como es el caso de las asociaciones de residentes de un barrio o conjunto.

Estas entidades sirven como interlocutores permanentes entre el Estado y la sociedad, y al interior de esta. Las ONG tienen como radio de acción desde un nivel local a uno internacional. Cubren una gran variedad de temas y ámbitos que definen su trabajo y desarrollo. Dichos temas están relacionados con ayuda humanitaria, salud pública, investigación, desarrollo económico, desarrollo humano, cultura, derechos humanos y transferencia tecnológica, entre otras.

Estatuto tributario

Las obligaciones tributarias de las entidades sin ánimo de lucro se encuentran especificadas en el Estatuto Tributario. El contador público Tomás Heredia explicó que como toda organización empresarial, las fundaciones, corporaciones y asociaciones están obligadas a cumplir con los deberes tributarios a que tengan lugar, a llevar una contabilidad organizada y contar con los controles necesarios para sanear las finanzas de la entidad.

“ El artículo 19 habla de un régimen especial para las ONG sin ánimo de lucro”, dijo al agregar que las cooperativas son vigiladas por la Superintendencia Solidaria, y la Gobernación y la Dian se encargan de las fundaciones y entidades sin ánimo de lucro como acciones comunales.

 

 

SIGUEME...

  Twitter

©2010 Copyright, Todos los derechos reservados - PROTRANSPARENCIA

INICIAR SESIÓN

Registrese